[vc_row][vc_column][vc_single_image image=»3212″ img_size=»large»][vc_column_text]

El trabajo da significado a nuestras vidas, esto es innegable. Aun así, en medio de ese proceso transformador, es común enfrentar retos y desafíos en nuestro entorno económico e incluso laboral. Lo importante es comprender que dentro de cada problema se esconde una valiosa oportunidad de mejorar. Las organizaciones no son la excepción.

“En Panamá no hay crisis, hay oportunidades” escuché decir a la conferencista internacional Margarita Pasos en un seminario de “Manejo Efectivo del Tiempo en Ventas”. Tiempo después lo volví a escuchar en la conferencia “Tu Mindset lo es Todo” de Joey Levy. De hecho, mi intención inicial era escribir sobre cómo lograr tus oportunidades de inversión en bienes raíces durante una desaceleración económica. Desde inversiones pequeñas hasta la compra de inmuebles, cada centavo bien empleado cuenta.

Sin embargo, he preferido primero enfocarme en lo más valioso que tiene la organización: su recurso humano. Prometo retomar el tema de inversión en mi próximo artículo.

Aunque soy fiel creyente de esta premisa “En Panamá no hay crisis, hay oportunidades”, reconozco igualmente que la percepción que se respira en muchas organizaciones puede ser diferente, más aún si la empresa ha tenido que tomar medidas administrativas para hacerle frente a las circunstancias. Martin Luther King dijo una vez: “la verdadera medida de un hombre no la da su actitud en momentos de fortuna o bienestar, sino cuando se enfrenta a las adversidades de la vida”.

¿Cómo podemos brillar en el trabajo aun en momentos de incertidumbre? Para empezar, no importa a qué nivel jerárquico te encuentres, tómate el éxito de tu negocio como una cuestión de responsabilidad personal.

Tener fortaleza bajo presión es una cualidad que distingue a los líderes de los seguidores. De hecho, todos los miembros de la organización deben mantener un lugar de trabajo centrado en la participación y en la confianza.

Antes de seguir es importante comprender el entorno psicológico del tema. Las empresas que intentan sobreponerse a momentos de incertidumbre se enfrentan a tres amenazas latentes que atentan contra su recurso humano:

Y esto ocurre principalmente producto de un exceso de preocupación sumado a la sensación de ausencia de control sobre lo que nos sucede. La presión por lograr muchos objetivos nada motivadores genera mayor incertidumbre logrando como resultado que la confianza se desplome. En definitiva, se afecta la ejecución de las estrategias y de los resultados esperados.

Ahora bien, si sabemos que cuando la confianza aumenta, todo se acelera positivamente y el esfuerzo costo/beneficio mejora exponencialmente, ¿cómo hacemos para recuperar la confianza de nuestro recurso humano? En principio, revisando con ellos metas simples, claras y viables. Pensemos un instante en ello: si tienes un único objetivo, las probabilidades de alcanzarlo con excelencia son elevadas.

En su libro “Resultados predecibles en tiempos impredecibles”, Stephen Covey nos expone que el liderazgo efectivo se parece un poco a un experimento científico e incluye mucho ensayo y error. La función del líder empieza por identificar el objetivo y comunicarlo de forma tal que todos lo comprendan. Sin embargo, fijar el objetivo no es lo mismo que saber qué hay que hacer para alcanzarlo. Es ahí donde entra el equipo, quienes deben tener el tiempo para analizar una ruta estratégica que les permita la oportunidad de conseguirlos.

En todo caso, es imperativo poder simplificar dicho proceso y establecer metas simples, asegurando que todos conozcan el trabajo específico que deben hacer para lograr la meta.

Construir confianza requiere grandes dosis de fuerte personalidad y de competencia. Recuerda, las cosas que nos afectan son en realidad grandes oportunidades.

Es en estos momentos en que la empresa debe poder contar con los mejores y los mejores han de poder confiar en la organización. Nadie sabe mejor cómo mejorar el rendimiento de un equipo que el propio equipo. De hecho, la mayoría de los miembros de su organización quieren hacer aportaciones valiosas y encontrar sentido al trabajo que hacen.

La persona que intenta hacerlo todo acaba no consiguiendo nada. En este punto, es importante comprender que tener a buenos trabajadores muy estresados y a punto de desmoralizarse es contraproducente para cualquier organización. En ese estado, ¿quién pudiera pensar en “oportunidades”, en “confianza” o en “metas simples”? Además, un cambio de actitud no se impone, cada persona lo decide.

Al priorizar y liberarse de los excesos, el colaborador puede replantear su dirección estratégica y la empresa puede alinear las verdaderas prioridades con sus clientes.

Otro humilde consejo que te doy: mientras seas capaz de aprender algo nuevo cada día, ampliarás tus fronteras personales y mejorarás tu forma de pensar. Hay demasiada gente que ha cerrado su mente a nuevas ideas y poderosos pensamientos.

Una sola idea descubierta en un libro podría transformar la manera en que te comunicas con la gente y basta para que cambies la forma de ver el mundo. Es simple, cuanto más sabes, en más valioso te conviertes. Consecuentemente, tus palabras te definen, úsalas sabiamente.

Las superestrellas de los negocios son inspiradoras de grandeza, animan a ser parte de la solución en vez de parte del problema.

En conclusión, una de nuestras ventajas competitivas más valiosas es desarrollar una cultura de liderazgo. La grandeza es, por encima de todo, un estado mental. Necesitas creer en tu potencial y en tu poder antes de poder llevarlos a tu vida. Que los desafíos no te limiten. De todas formas, los desafíos son buenos. Crecemos gracias a ellos.

Así pues, sé una estrella del rock en tu trabajo de hoy. Sal a escena en este día y pon tu corazón en ello. ¿Cómo te sientes tras un día ultraproductivo? ¿Como te sientes cuando has dado lo mejor de ti sin reservas? Recuerda esos momentos y todos los días, la vida te abrirá pequeñas ventanas en forma de grandiosas oportunidades.

[/vc_column_text][vc_column_text]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *